14/1/19

Reseña: 'La forma del agua' de Guillermo del Toro y Daniel Kraus



Hace literalmente años que no escribía la reseña de un libro antes de sacar el comentario en mi canal o incluso en Goodreads; pero ustedes votaron por ella en instagram (@6kyoko9) como la reseña que más les urgía por leer, así que yo, con todo gusto, estoy aquí para acatar órdenes. 

Ficha Técnica

Título: La forma del agua
Autor: Guillermo del Toro y Daniel Kraus
Género: drama, romance, misterio, sobrenatural
Editorial: Ediciones Urano Colombia, Umbriel
Páginas: 380
ISBN: 9788492915996
Sinopsis: Baltimore 1962: Elisa Esposito -muda y huérfana desde niña- sobrelleva una existencia anodina como empleada de la limpieza, en horario nocturno, en el Centro de Investigación Aeroespacial Occam. De no ser por Zelda, una protectora compañera de trabajo, y por Giles, su cariñoso vecino, no sabría cómo salir adelante.
Una noche, Elisa ve algo que se supone que no tendría que haber visto, la pieza más valiosa de Occam: un hombre anfibio capturado en el Amazonas, que va a ser estudiado con propósitos militares vinculados a la Guerra Fría. La criatura resulta pavorosa y a la vez magnífica. Es capaz de comprender el lenguaje y las emociones... y Elisa se siente fascinada de un modo irremediable. A través del lenguaje de signos, ambos aprenden a comunicarse. Con el paso de los días, el afecto se transforma en amor, y la criatura se convierte en la única razón de Elisa para vivir.
Pero otras fuerzas intervienen. Richard Strickland, el obsesivo militar que capturó al ser anfibio en el Amazonas, está empeñado en diseccionarlo antes de que los rusos logren apoderarse de él. A Elisa no le queda otra opción que arriesgarlo todo para salvar al ser que ama. Con la ayuda de Zelda y Giles, trazará un plan para liberar a la criatura. Pero Strickland se huele algo y vigila sus pasos.

Opinión Personal

¿Cómo describir 'La forma del agua'? yo me atrevo a definirlo como un libro difícil en todo sentido: con una estructura difícil, personajes difíciles, trama difícil, ritmo difícil y relaciones difíciles. Mejor dicho, el libro escrito por Guillermo del Toro y Daniel Kraus es una historia difícil de digerir, pero también difícil de olvidar.

Sé que podría encontrar muchos sinónimos para explicar todo lo que expuse en el anterior párrafo, pero les juro que no encuentro otro término que se adecue mejor a lo que quiero expresar. Pero como no queremos que esta reseña sea igual de difícil de leer, voy a dejar de ser tan general con mis impresiones y mejor voy a empezar por los aspectos buenos de la historia:

- Equilibrio: perfecto. Tenemos que empezar con lo más sobresaliente de esta obra para poder entender por qué siento que vale la pena esforzarse por leerla a pesar de que sientas que vas a contra corriente con el pasar de cada página: no es fácil poner una relación amorosa mujer-anfibio/deidad/Aquaman pero con escamas/cosa rara pero masculina, etc., sin que saltemos llenos de malestar.

'La forma del agua' trata la historia de Elisa, una mujer muda que trabaja como aseadora en una especie de laboratorio norteamericano perteneciente al gobierno. Su vida pasa sin ninguna emoción especial hasta una noche en la que llevan a los laboratorios una criatura sobrenatural con el propósito de experimentar con ella. Este hombre-anfibio le produce a Elisa una mezcla de miedo y fascinación, pero al sentirse irremediablemente atraída por ella, aprenden a comunicarse a través del lenguaje de signos y es así como empiezan una extraña relación de amistad que después muta al amor. Amor que tiene que pasar muchas pruebas como los militares norteamericanos, espías rusos, hombres locos y obsesionados que creen que lo mejor que pueden hacer con la criatura es disecarla para examinarla por dentro, y un largo de obstáculos más.

Y no, no están leyendo mal. El libro a grandes rasgos sigue la historia de amor entre Elisa y la criatura; desde que comienza hasta que termina. Amor. A M O R. AMOR INTERESPECIES CON TODO LO QUE IMPLICA. Ya se pueden imaginar por dónde va la cosa...
Entonces, ¿es posible escribir sobre el romance exótico entre una mujer muda y un hombre anfibio sin que las escenas sean caricaturescas, grotescas o desagradables? la respuesta es SÍ. SÍ EN MAYÚSCULAS. Y además no se conforman con mantener la historia en perfecto equilibrio entre lo extravagante y lo delicado, sino que se atreven a tocar los límites de la tolerancia del lector con escenas subidas de tono, otras jocosas, y algunas otras bien sangrientas.

Que si bien no voy a decir que no hay escenas incómodas (especialmente la más "íntima"), pero una vez logras adaptarte al mensaje debajo del texto, garantizo que se supera sin ningún problema. Está tan bien desarrollado el idilio entre los personajes, que aunque es una relación que se sale por completo de lo convencional, nunca se llega al punto de pensar en la censura. De hecho, en un punto se torna artística.

- Los personajes: muy bien construidos. Otra de las cosas que mejor se desarrollan en este libro es la construcción de personajes, donde cada reacción, pensamiento o acción se siente no solo orgánica, sino coherente dentro de lo extravagante de las circunstancias.
Incluso la construcción de la criatura es fascinante a pesar de la poca participación e información que tenemos de ella. Y aunque todos los personajes tienen algo en común (que es parte del mensaje del libro y que en el siguiente punto vamos a tocar), todas sus intervenciones son únicas y pertinentes con las motivaciones expuestas en el transcurrir de la historia.

- El mensaje: exquisito. ¿Y si obviamos todo este romance como el eje central de la novela y nos centramos en la historia individual de cada personaje? entonces nos encontraremos con un factor común entre todos, que hace de su lucha personal toda una moraleja de vida: la búsqueda de un lugar en el mundo.
Todos los personajes son unos inadaptados, unos extraños en un mundo que no es el suyo: una mujer muda que se siente extraña y aislada por su discapacidad, un hombre que nunca volvió a ser el mismo después de la guerra, un espía fuera de su tierra natal, otra mujer discriminada por su color de piel, otro hombre separado por su orientación sexual, una criatura anfibia en un ambiente al que no pertenece... todos estos personajes son inadaptados en la constante búsqueda para encontrar el lugar al que pertenecen; nunca rindiéndose, dudando pero actuando, a veces para bien y a veces para mal, pero sin detenerse. Y aunque esta es una interpretación muy personal, para mí el mensaje es agridulce; todos tenemos que ganarnos nuestro lugar en el mundo. Infortunadamente no todos lo logran.

- Las relaciones: llamativas. De igual forma llama la atención las relaciones que se generan entre los personajes. Este aspecto es contraproducente pues se dedica mucho espacio a ello y poco a los eventos o las acciones. Funciona para entender la relación de los personajes con el mundo y sus motivaciones para tomar las decisiones que toman en cada interacción, y es muy interesante ver que la mayoría de las relaciones en este libro son extremas: o se dan por amor o se dan por odio.

- El antagonista: inolvidable. Richard es el desequilibrado que tenemos por antagonista; un rival tan monstruoso pero tan humano al mismo tiempo, que ocupa con peso y presencia el papel de némesis del Deus Brânquia. Para ser sincera no quiero hablar más sobre él porque no quiero dar más detalles que puedan arruinar la historia, pero solo diré que hace rato un villano no me producía tanto revuelto en el estómago.

- La originalidad: brillante. Historias de amor hay muchas y en todos lo formatos existentes. Siempre se ha concebido 'el amor' como uno de los principales motores que mueven a la humanidad, y encontrar historias que aporten perspectivas nuevas o situaciones originales en estos tiempos es algo merecedor de aplausos. Acá tenemos una historia de amor romántico, sí, pero también tenemos una historia de amor por un amigo, de amor por tu prójimo, de amor por lo desconocido, de amor por el dolor ajeno, de amor por la vida y la muerte, de amor por ti mismo... Amor, amor amor. Amor puro de todo tipo y en toda forma alrededor de unos cuantos desdichados que se mueven en un cuadro lo más de original.

Y ahora lo negativo:

- Ritmo: lento. El principal problema de este libro es que sientes que no avanzas. No sirve de nada tener una historia original y una construcción de personajes estupenda si pierdes el rumbo con una narrativa adornada, confusa y carente de "estilo" (ya hablaré de esto más adelante). Al tener tantos narradores diferentes, escenarios complicados y metáforas forzadas, pues el ritmo falla y sientes que no estás frente a un libro de solo 380 páginas, sino a uno de 3800; una experiencia infumable hasta bien avanzada la historia. Y ciertamente esto mejora mucho después, pero su desafortunado comienzo hace que quieras salir corriendo desde la página 20.

- Relleno: eterno. Es una pena que 'La forma del agua' pierda precisamente su "forma" entre tanto relleno que la inunda. Yo quiero pensar que tanta descripción gratuita es porque para alguien como Guillermo del Toro, un director de cine muy reconocido por su puesta visual, es dificil tratar de plasmar todo lo que él quiere en un formato NO audiovisual. El punto es que una película nunca podrá tener el mismo sentido que un libro y viceversa, y en este libro esa lucha entre los dos formatos es demasiado evidente. Detalles excesivos en aspectos que pueden resumirse perfectamente sin perder el significado (como los infinitos adjetivos que se emplean para hablar de una Cadillac y que fácilmente puedes saltar), la historia de Lainie que es de apoyo pero se describe casi como si fuera la principal, la lucha interna repetitiva del antagonista, metáforas rebuscadas sobre el Amazonas, etc. Tantas cosas, tantos detalles, tanto relleno... Que al final no nos quedamos con un libro enfocado, sino con un libro "árbol de navidad": tan adornado que no sabes para donde mirar.

- Edición: preocupante Desde que leí 'Eleanor & Park' por allá en el 2014-2015, no encontraba un libro con tantos errores en edición. Palabras mal escritas, otras repetidas, nombres cambiados (a veces confundían a Richard con Robert), letras descachadas por ahí, etc. Teniendo unas ilustraciones tan preciosas y una cubierta tan bien hecha, es una pena que el contenido no le haga justicia. Y ojo, que los errores de edición son más comúnes de lo que creemos, pero en este caso tenemos tantos errores en todo el libro, que no solo te distraen, sino que también hace inevitable preguntarse si la traducción del libro tendrá la misma calidad.

- Estilo: indefinido. Decidí tocar este punto de último no porque sea poco importante, si no porque sé que me va a ser complicado explicarme. Cuando hablo de estilo, y de la carencia en este, me refiero a algo más de "personalidad" de la narrativa que a la "pulcritud" de la redacción.
El libro está bien escrito; tiene grandes frases, amplio vocabulario y redacción intachable... pero le falta un "estilo" propio que evoque una historia épica y no un informe (a menos que esa sea la intención). Por ejemplo: un libro escrito por Benjamín Alire Sáenz, George R. R. Martin, hasta un libro escrito por la mismísima Anna Todd (que todos saben no es nada de mi gusto) se reconoce a mil metros de distancia. Tienen un "estilo" propio que se vislumbra con solo leer 3 párrafos. Una identidad que obvio se logra después de un buen tiempo tanto para el escritor como para el lector, pero incluso desde los primeros libros uno puede vislumbrar algo de este estilo así sea en pequeñas dosis. Es decir, no necesité leer 10 libros de Hanya Yanagihara para reconocer que su estilo rodea el espectro de los sentimientos incluso entre las escenas de más acción. Tampoco necesité leer 20 libros de Erin Morgenstern para notar que su estilo se centra en la fantasía de los escenarios (lo mismo pasa con Mathias Malzieu); porque no es necesario que el autor tenga 40 libros publicados para identificar detalles sobre su estilo de escritura, ni mucho menos es necesario que el autor tenga ya rasgos de su estilo personal desde el libro uno... pero cuando un lector logra notar que a ese libro le falta ese "algo" para apropiarse de él, es porque la ausencia es grande y pesa. 

En conclusión, sigo afirmando que la palabra "difícil" es la que mejor le aplica a 'La forma del agua'.
Es una historia original, bien construida, con personajes memorables y que ofrece una experiencia encontrada entre el interés y el tedio. Que pretende mucho en narración pero se queda corta en ritmo, y que por el otro lado parece pretender poco en personajes pero logra mucho en interacción. Leerlo es como subir una montaña en bicicleta: un largo y duro camino con un satisfactorio final.
4/5 

¿Ya lo leyeron? ¿Qué les pareció? ¿Vieron su película?

5 comentarios:

  1. ¡Hola Kyoko!
    Muy completa tu reseña, me gustan los puntos que detallas; los personajes son intrigantes y ese enfoque que le diste me pareció muy acorde, la búsqueda de un lugar en el mundo...
    Yo vi la película y no me gustó nada, la verdad me pareció muy lenta y me desubicó totalmente el momento íntimo que tiene la protagonista con la criatura. No tengo pensado leer el libro, pero me gustó conocer tu opinión y los puntos fuertes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me ha despertado mucha intriga tu reseña, la verdad no planeaba leerlo, pero ahora me gustaría darle una oportunidad, será uno más para la lista interminable de libros por leer que tengo.

    PD: Sera que la reseña de "Tan poca vida" llega antes de 2020 ? ��

    ResponderEliminar
  3. Leyendo tu reseña se hace mas claro la respuesta a la gran discusión de ¿libro o película?. Son dos medios diferentes, con elementos totalmente diferentes, cada uno con la posibilidad de transmitir emociones gracias al uso de aspectos totalmente ajenos para el otro. El cine se cuenta en acciones, la forma del agua es una película casi "muda", pocos dialogos. ¿Cómo pasar eso a un libro?.

    En el cine no existen las descripciones, tu ves un decorado, un vestuario, el manejo de la luz... y es por medio de eso que se dan todos esos detalles y sensaciones.

    No puedes pretender llenar un libro de solo acciones (lo que si sucede en un guión) sin hacer uso de la cantidad de recursos literarios que enriquecen una historia. Así tampoco puedes pretender que una narración llena de los pensamientos internos de un personaje sea llevada al cine exactamente igual. No, en el cine se necesita encontrar la manera de que todos esos pensamientos y emociones que encuentra el lector leyendo el libro se transformen en acciones, no en pensamientos, metáforas o descripciones. ADAPTACIÓN, no es si el libro o la película es mejor, es saber que cada uno interactúa con elementos diferentes y no van a ser lo mismo Jamás!.

    ResponderEliminar
  4. Muy completa esta reseña, me consta lo lento que te pareció el inicio. En lo personal ni la película ni el libro me llaman la atención, no soy de este tipo de historias de amor (me gustan las pasionales y eróticas que sean tormentosas y llorar porque todo termina mal)

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! ^^
    Siempre que veo la adaptación antes que el libro, luego pierdo un poco de interés, y es lo que me ha pasado con "La forma del agua". Viendo tus impresiones está claro que merece la pena, pero si lo leo no será pronto. De momento no tengo prisa. Me quedo por tu blog :)
    Besos!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Recuerda que el SPAM (links a otros sitios web) está TOTALMENTE prohibido, y las faltas de respeto también.
En este blog la moderación de comentarios está activa, así que no te preocupes si tu comentario no sale público inmediatamente. Hasta que yo no lo lea y lo publique no te saldrá. Esto lo hacemos para garantizar que lea todos los comentarios que me dejan.

 
Images by Freepik