14/3/18

Reseña: La niña alemana de Armando Lucas Correa



Sí, sí, lo sé. No tengo ningún tipo de excusa para dejar tan abandonadas las reseñas. Pero ya saben lo que dicen por ahí: más vale tarde que nunca...

Ficha Técnica

Título: La niña alemana
Autor: Lucas Armando Correa
Género: ficción histórica, drama
Editorial: Penguin Random House
Páginas: 448 páginas
ISBN: 9788466660
Sinopsis: Inspirada en un hecho poco conocido: la negativa de Cuba y otros países a recibir a los judíos que huían de la Alemania nazi a bordo del transatlántico St. Louis. Finalmente, solo a unos pocos se les permitió desembarcar.
Antes de que todo cambiara, la vida de Hannah Rosenthal era de ensueño. Pero ahora, en 1939, las calles de Berlín están embanderadas de estandartes nazis, su familia ha sido desposeída de sus bienes y los judíos ya no son bienvenidos en los lugares que antaño frecuentaban. Hannah y Leo Martin, su mejor amigo, sellan un pacto: pase lo que pase, ambos compartirán un mismo futuro.

La próxima partida del transatlántico St. Louis con rumbo a Cuba les proporcionará una chispa de esperanza. Tras una ardua gestión para obtener visados, los Rosenthal y los Martin se embarcan en la lujosa nave con destino a La Habana. La vida a bordo del St. Louis se asemeja a unas vacaciones surrealistas para esos refugiados, pero los rumores inquietantes desde Cuba no tardan en ensombrecer el ambiente festivo, y la nave que prometía ser su salvación parece a punto de convertirse en su sentencia de muerte. Hannah y Leo se ven enfrentados a una decisión desgarradora...

Siete décadas después, en la ciudad de Nueva York, el día que cumple doce años, Anna Rosen recibe un paquete de Hannah, una tía abuela a la que nunca conoció pero que crio a su difunto padre. En un intento de reconstruir el misterioso pasado de su padre, Anna y su madre viajan a La Habana para reunirse con la anciana. Hannah les relatará el viaje en el St. Louis, les hablará de sus años en la isla y revelará, por primera vez, el modo en el que ella y Leo cumplieron con el solemne pacto que sellaron.

Opinión Personal

¿Cómo empezar la reseña de un libro del que quieres decir mucho pero al mismo tiempo sientes que ya lo has dicho todo? Bueno, me tomaré este párrafo para agregarles algunos datos antes de empezar formalmente con mi opinión:
1- Este libro lo compré porque Juliana Zapata y yo tenemos un amor en común, libros sobre la Segunda Guerra Mundial. Fue (creo) su lectura favorita del año pasado y me contagió su pasión.
2- Gran parte de su lectura la realicé en mi viaje a Cuba; fue toda una experiencia porque este libro se desarrolla, en gran parte, en ese país.
3- Fue de las mejores compras que realicé en el 2017.

Bienvenidos, una vez más, a una historia llena de sentimiento, magia y esperanza; donde lo mejor y lo peor de la humanidad protagonizan un libro conmovedor y magistral. Una lectura que te ayuda a recordar los errores de nuestra historia para que no volvamos a repetirlos. 'La niña alemana' es un libro deslumbrante y revelador.

Antes de empezar quiero recordarles que esta novela está basada en hechos reales, y que eso influye MUCHO en mi experiencia a través de la lectura.

Dejando esto dicho, vamos con lo mejor del libro:

- Narración: Rica. Nuestra historia está dividida en dos perspectivas narrativas y temporales. Primero tenemos a Hanna, una niña que tiene que huir de Berlin, junto a su familia y amigos, una vez empieza la persecución contra los judíos en 1939. Por otro lado está Anna, una niña que vive en Nueva York, décadas después, quien tiene que lidiar con una madre mentalmente afectada y un padre ausente. A pesar de haber vivido en épocas distintas, ambas están estrechamente relacionadas por la pérdida, la sangre y el legado de un pueblo. Y eso es lo maravilloso del libro, ver cómo poco a poco sus narraciones se van entrelazando al igual que sus historias. Cómo a pesar de nunca haber hablado, nunca haber coincidido y no haber sabido nada una de la otra, el lector es capaz de ir descubriendo todo lo que tienen en común gracias a los capítulos narrados por cada una.
Como el libro está narrado desde el punto de vista de ambas, puedes conocer sus motivaciones, sus penas, sus alegrías... un cúmulo de historias y emociones que enriquecen sus narraciones de principio a fin. La magia de este libro radica, en gran parte, en la narración desde dos perspectivas diferentes.

- Tono: sutil. Desde un principio sabemos que este tipo de historias nunca serán fáciles y que tendrán altas dosis de tragedia. Esta no es la excepción. Hanna tiene que huir de su hogar, ver cómo sus vecinos la repudian, cómo sus esperanzas de tener un futuro con su mejor amigo y primer amor, Leo, se desvanecen poco a poco, cómo su mamá se va transformando y su padre enloqueciendo... Ver cómo el mundo, pero en especial Cuba, el país que puede ser su única esperanza, los rechaza.
Anna, por otro lado tiene una historia menos trágica pero no por ello menos importante. Ha perdido su infancia; tiene que valerse por sí misma a sus escasos once años, pues la salud mental de su madre se ha ido deteriorando después de la desaparición de su padre.
Y muchas tragedias más... una tras otra, Pero a pesar de ello, el libro está escrito en un tono delicado que no invita a la lástima, si no a la reflexión. No es un libro que esté apelando a tus sentimientos o que esté escrito para que llores y sientas pena por todos. NO, el autor parece solo querer contar una historia en homenaje a muchas otras que no se podrán contar jamás. Un episodio que claramente conmueve a los lectores, pero no glorifica los personajes.


- Ritmo: vertiginoso. Su lenguaje sencillo y estilo cuidado permite una lectura ágil y orgánica. Los capítulos siguen uno tras otro sin parar; narrando el pasado de Hanna y el presente de Anna. Un ritmo rápido y trepidante que permite al lector adentrarse en la lectura sin ningún problema. Debo admitir que al principio me costó un poco sumergirme en la trama (especialmente con los capítulos de Anna), pero después de haber alcanzado el 20% del libro, los capítulos se pasan más rápido y mejor. Es, de hecho, un arma de doble filo... De esto ya hablaremos más adelante.


- Leo: entrañable. Permítanme les hablo de Leo, el primer amor de Hanna, un personaje tan importante como efímero. Leo es un pequeño de la edad de Hanna, hijo de un amigo de la familia, que intenta huir también a Cuba junto con su padre. Es jovial, gracioso, heroico, y ama a Hanna por sobretodo. Sus interacciones con ella son de las cosas más lindas, reales y conmovedoras del libro, pero al mismo tiempo más duras. No es fácil describir lo que produce este personaje porque es una mezcla entre amor y angustia; y creo que esa es la razón por la que Leo se robó toda mi atención. Es hermoso ver su devoción y pasión, pero al mismo tiempo es angustiante su radical posición  y forma de ver la vida; te arruga el corazón ver cómo un niño le tocó madurar a la fuerza porque una guerra lo obligó. Su presencia es tan fuerte, que incluso al ser un personaje que no está "presencialmente" en todo el libro, su nombre nunca salió de mi cabeza. Leo es tan memorable que se convirtió en una constante incógnita en toda la historia.

- Hanna: brillante. Esta protagonista presenta una de las mejores evoluciones de personajes que yo haya leído. El personaje está muy bien escrito; es real, creíble, único. Es un deleite ver cómo Hanna pasa de ser una niña consentida, a enfrentar una realidad, a revelarse, a sumirse, a quebrarse, para después reconstruirse y seguir una lucha que ella no debió vivir pero que alguien decidió que por su sangre debía sufrir. Su historia es la más interesante y por la que quieres devorar página tras página. Una absoluta maravilla construida por el autor.

Esta foto la tomé en una playa de Cuba
- Documentación: asombrosa. Y hablando de maravillas hechas por el autor... Su trabajo de investigación es simplemente soberbio. Lucas Armando Correa es un autor que le apostó a escribir sobre un tema del cual no se suele leer mucho en las novelas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial, el "antes" de la guerra. Gran parte de este libro se desarrolla ahí, en esos años antes y en aquellos que alcanzaron a huir previo estallara la guerra propiamente. En los países que los recibieron y en lo que tuvieron que hacer los judíos para que los recibieran. En cómo Cuba los rechazó una y otra vez, en cómo una parte del mundo volteó los ojos mientras ellos se morían de hambre en un barco en medio del mar esperando que el Caribe se apiadara de ellos. Una mancha real en la historia de Cuba (y del mundo) en la que Armando decidió basarse para retratar, con conocimiento y soltura, el destino de aquellos.

- Final: sobrecogedor ¡Oh, amigos! el final de este libro es precioso pero desgarrador. Depende mucho de cómo lo interpretes pues te invita a seguir, pero al mismo tiempo te advierte lo difícil del camino. No quiero alargarme mucho en este punto porque no quiero predisponer a nadie, pero cuando lean este libro solo quiero que recuerden que la vida es dolorosamente hermosa.

Ahora, vamos con lo no "negativo":

- Anna: forzada. Aunque sí es una genialidad el narrar esta historia a dos voces, le queda muy difícil  a Anna "competir" frente a una historia y un personaje como Hanna. Anna es un personaje que no genera la suficiente empatía como para que te preocupes de su historia, ni la de su madre y casi que la de su padre tampoco a pesar de que es un punto crucial en el libro. El problema es que carece de construcción y se siente como la excusa para que Hanna cuente su historia, que es la que verdaderamente te mueve. Anna gana valor cuando interactúa con Hanna, pero por sí sola es un personaje que no termina de encajar, pesado y sin mayor gracia.

- Ritmo: demasiado vertiginoso. Esta es la parte donde les aclaro la razón por la cuál afirmé que su ritmo ágil es un arma de doble filo... Y es que ciertamente su ritmo permite una lectura rápida y armoniosa, pero el bombeo constante de situaciones, giros y tragedias no cesa nunca. No hay un tempo adecuado para asimilar lo que se lee ni menos para reflexionar sobre ello. Absolutamente todo lo que cuenta Hanna merece un momento para pensarse y procesarse, especialmente cuando todo tiende a tocar fibras sensibles, pero acá ese momento es casi inexistente y le toca al lector tomarse la tarea de pausar la lectura antes de toparse con una nueva desgracia más.


- El factor 'x': inexistente. Cuando terminé este libro pude entender por qué todo el mundo lo amó, pero nunca pude entender del todo por qué a mí no me gustó tanto como para darle 5 estrellas cerradas. Sí, es un libro maravilloso y una lectura que recomiendo casi a ojo cerrado, pero a mí no me marcó tanto como esperé que lo hiciera. 
Me conmovió, me movió fibras internas, viví momentos con él (especialmente cuando leía el libro en Cuba, frente al mismo mar donde había estado hace muchos años el transatlántico de Hanna) y reconozco que tiene mucho que ofrecer, pero para mí simplemente le falto ese "algo" para que se me marcara con fuego en el corazón. Ese factor "x", esa chispa que me generara más empatía con los personajes, un "no sé qué que qué sé yo" que no me dejara olvidar ni un solo detalle sobre la historia de Hanna o la vida de Anna... Ahora que lo pienso bien, puede ser que suceden tantas cosas sin cesar, que las más trágicas pierden impacto ante una misma fórmula que se repite: una vida en tragedia constante hasta el final.

En conclusión, 'La niña alemana' es un libro maravilloso y necesario. Una lectura que recomiendo a absolutamente todo el mundo pues posee la capacidad de retratar lo maravilloso de la vida y lo condenados que estamos por lo que hemos hecho con ella. El autor nos regala un "homenaje" a esos centenares de pasajeros que esperaron día y noche, en el transatlántico St. Louis, una carta que les diera permiso de reiniciar su vida muy lejos de su hogar, de un país que los expulsó por tener una sangre que alguien decidió condenar.

4,5/5

¿Qué fue lo que más me gusto? Leo y Hanna. Tanto en conjunto como por separado son maravillosos.
¿Vale la pena leerlo? sí, es una deuda que tenemos con la humanidad.
¿Te gustará? Sí. Estoy casi segura que sí.

Espero que le den una oportunidad a este libro, realmente fue una sorpresa para mí. A pesar que no esté entre mis favoritos, sí debo decir que es una lectura de calidad recomendable a casi todo el mundo.
¿Ya lo leyeron? ¿Qué les pareció?

1 comentario:

  1. Hola, me gusta como haces las reseñas, definitivamente consideraré leer el libro

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Recuerda que el SPAM (Links a otros sitios web) está TOTALMENTE prohibido, y las faltas de respeto también.
Por favor, cuida tu ortografía y si deseas afiliar, pídelo en la sección que corresponde.

 
Images by Freepik